La Reina de las Artes



Nada mejor que un ilusionista para ingresar al maravilloso mundo donde todo es posible.
Mundo que está reservado para quienes miran con el corazón y tiene vivas las ilusiones.
Para confirmar que aún es posible soñar,
soñar con los ojos abiertos, bien abiertos, llevados de la mano por Hadas y Duendecillos Alados, por los caminos de la fantasía,
al mundo de la magia.

m_1m_2


La ilusión y la sorpresa reviven con objetos de la cotidianidad.
ESPECTACULAR.