Eventos empresariales y sociales en Bogotá y Colombia. INFO: 3102208635

image5
Película colombiana de Gonzalo Mejía

"EL GRAN SADINI"

 El Mago Makandal interpreta al mago RACSO mentor de EL GRAN SADINI 


TRAILER: "EL GRAN SADINI"

Ver película completa en vimeo: ​https://vimeo.com/126756462​CONTRASEÑA: g8466m2315​ 


Ver película completa en Youtube: ​  https://www.youtube.com/watch?v=fqEc3tSJoog 

DESCRIPCIÓN DEL "EL GRAN SADINI"

Por RAFAEL URREA SOTO

Especial para zinética.

Gonzalo Mejía director antioqueño, realizador de cortos, videos y documentales, presentó su ópera prima EL GRAN SADINI largometraje en 35 mm  el sábado 30 de junio de 2012 a las 8 de la noche  en la programación de cine colombiano del FICBA Festival de cine de Barichara Santander en Colombia, que tuvo como invitado especial al director Fernando Trueba.

La película ya fue presentada al público en el FICCI Cartagena 2012 y será proyectada oficialmente como el estreno que inaugurará en el mes de agosto de 2012 el Décimo Festival de Cine Colombiano de Medellín, así lo confirmó Víctor Gaviria Director del evento.

Protagonizada por Sebastián Escobar, Fausto Cabrera, Jairo Camargo, Fabio Restrepo, Mago Makándal EL GRAN SADINI es una película de carretera, que descubre para el espectador el íntimo secreto de la libertad. Varios años de espera y los espectadores del cine colombiano, por fin tendrán la oportunidad de ver la historia del hipnotizador más joven del mundo.

EL GRAN SADINI es una propuesta novedosa y fresca para el cine colombiano, Gonzalo Mejía hace una exploración, un viaje detenido al pasado feliz. No es sólo una acumulación de anécdotas sino más bien, una auscultación de un país que en los años 60s aún tenía carreteras, caminos para extraviarse, para irse feliz a vivir una vida nueva, más allá del límite de nuestras jóvenes ciudades. La vida de Luciano es una vida excepcional, sus capacidades para hipnotizar lo hacen un muchacho inquieto, lleno de deseos reprimidos que estallan de repente para convertirse en una forma ingenua de libertad.

EL GRAN SADINI es ir hacia los temas íntimos de cómo se han conformado nuestras familias, qué huella deja ese tiempo si no es un viaje certero y veraz, dónde uno parece volver sin saberlo por las tierras de Aureliano Buendía y Melquiades el de Gabriel García Márquez, porque en EL GRAN SADINI los visitantes del pueblo son extraños y los pobladores silenciosos hombres que tienen miedo de hablar de lo último que ha pasado en el lugar.

Luciano, es un muchacho afortunado y feliz, en la casaquinta de su familia se siente el vigor de una vida organizada, sin embargo él tiene una influencia que lo hace conmover y hacerse preguntas más allá de las que se hiciera cualquier muchacho normal. Es por esto que su tío, quien trabaja en un negocio en el centro de Medellín, refuerza en él su espíritu rebelde, enseñándole algunos secretos sobre el mundo de la hipnosis. EL GRAN SADINI es el llamado al héroe anónimo que cada uno lleva dentro de sí, el que piensa que dejando todo atrás encontrará su sueño. Y es allí donde se define como película de carretera, no de autos, de caminantes, del autoestopista que cree curar su corazón conociendo el mar, que es tan suyo y tan ajeno.

El Mago Makandal interpreta al mago RACSO mentor de EL GRAN SADINI

Películas como esta, comprometidas y frescas, pueden superponerse a producciones muy afortunadas en el aspecto económico, no por su calidad interpretativa o por su conjunto que expresa en sí mismo rasgos ineludibles e indiscutibles de la identidad nacional, sino por su profundo enunciado poético que parece que tuviera la clave para involucrarnos y hasta hipnotizarnos.

Para quienes conocen en la cinematografía latinoamericana, películas como“Historias mínimas” o “El camino de San Diego” de Carlos Sorín pueden ser un referente, pues esta historia de un muchacho que inicia un viaje hacia sí  mismo, recorriendo los pintorescos paisajes de las montañas colombianas, sus ríos, valles para conocer el mar, acompañado sólo de una mochila y su sueño de ser hipnotizador, logra cautivar por su historia concreta y su detenido ritmo.

Y esta juvenil aventura se transforma en el encuentro con “El Mago” un personaje que irá con él de la mano haciéndolo convertir en un exitoso hipnotizador, aclamado en los pueblos ribereños, en solitarios tenderetes de Caucasia, Cáceres, San Pelayo, Lorica y San Bernardo del Viento (Córdoba) donde la gente paga por quedarse dormida al arrullo y el chasquido de los dedos de este extraño personaje. Y todos en el pueblo siguen en silencio, dicen solo lo necesario, los personajes que habitan estos pueblos, no pueden disimular su tristeza atrás de sus miradas, mientras celebran con sus bailes y el alegre sonido de sus tamboras.

El sonido de la noche de fiesta en los pueblos de las riberas del río, sus personajes alegres, tristísimos, van tomando repentinamente un color,  que se consolida con el vuelo de las niñas, que son hipnotizadas, sus pies, como alas, es algo que hay que ver, nos muestran que aún quedan muchas metáforas que crear, muchos actores naturales que descubrir, muchos silencios que proponer y un turbante y un personaje tan mítico como un señor de una botica ( un mago errante) son en definitiva los elementos más contundentes para una película sobre la realidad, el ensueño, la magia, la hipnosis y el vuelo.


Pero este mago no es simplemente un mentor para EL GRAN SADINI es su protector y su explotador, por los pueblos van pasando como una cura para los males, como una enfermedad para todos, porque el ensueño, es como una pegajosa forma que no deja a nadie quieto. Y ese colombiano libre que es Luciano, ya no existe,  aquí Colombia es retratada al ritmo de sus miedos y sus costumbres. Esa contraposición de realidad-ensueño hacen que nos recuerde que estamos vivos, que estamos listos para vivir, para volar.

Los hermosos paisajes del norte de Antióquia y el departamento de Córdoba en Colombia, sirven de escenario a una historia tocada por el sentimentalismo de la clase media colombiana que poseía en aquella época el encanto de la libertad y que con el tiempo perdió, sus carreteras, sus accesos a sus pequeñas tierras en los campos, convirtiéndose en una clase social emergente, esa decadencia se ve de alguna manera en la película, pues la muerte reciente del padre de Luciano, es  la motivación inicial que lo hace entrar en estas disquisiciones que lo llevan a madurar de prisa.

Luciano es el símbolo de esa libertad, es un joven de 16 años al que le están empezando a crecer sus alas, por eso ese magnífico episodio de la película de la vida en el colegio católico y las travesuras juveniles son como un pedazo de la juventud perdida y la felicidad libertaria congelados en el corazón. La Colombia perdida es ese rostro de Luciano lleno de ilusiones y buena salud, cuando la represión policial ya era  parte del paisaje urbano y contradecir la religión un delito funesto.

EL GRAN SADINI como película de carretera, construye lentamente con detalle, la relación entre el caribe y el interior, Córdoba y Antióquia como tierras hermanas, se reconocen en sus ríos, sus pobladores. En El GRAN SADINI el joven estudiante que se escapa y abandona su colegio, cree que irá simplemente por el mundo pero encontrará en las costumbres, la comida el olor del río y los hombres recios, los pescadores y un Mago, su otro país desconocido. Allí, al lado del río se encuentran nuestros hombres, tan distintos e iguales, tan niños, tan completos, dónde sólo basta chasquear los dedos y todo será nuevo, todo será distinto. Las alas de Luciano, no crecen, porque son alas invisibles.

EL GRAN SADINI está basada en una historia de la vida real, con un excelente reparto, actores naturales y multitud de extras se sitúa cronológicamente en la misma época de adolescencia de su director y guionista, los años 60. Película ganadora del premio nacional de cine del FONDO PARA EL DESARROLLO CINEMATOGRAFICO DE COLOMBIA MINISTERIO DE CULTURA, PROIMAGENES EN MOVIMIENTO 2007. Con el apoyo de NACION LATINA FILMS.


PELÍCULA: EL GRAN SADINI / AÑO DE PRODUCCIÓN / 2012
DURACIÓN / 92 Minutos.


FICHA TECNICA: MÚSICA  / H. Scott. Salinas. / CASTING Maria Teresa Llano. FOTOGRAFÍA Y CÁMARA /Tyron Gallego. FOQUISTA: Camilo Gil /  SONIDO  Rafael Umaña./  ARTE  Olga Acosta                                                
GUIÓN DIRECCIÓN Y PRODUCCIÓN:  Gonzalo Mejia Marín. 

ACTUACIÓN DE:
EL GRAN SADINI  Sebastián Escobar
MAGO RACSO  Mago Makandal
MAMA LUCIANO  Ruby Oquendo
HERMANO RECTOR Fausto Cabrera
HERMANO JORGE Jairo Camargo
PROFESOR URBANIDAD  Fabio Restrepo
CAPITAN PIZANO Victor Rodriguez
DANIEL Danilo Bedoya
RAÚL Juan José Ordoñez
TIO  Jorge De Fex
HERMANA Alicia Ochoa
MARUJA Juana Tobón
CANTANTE Elkin Ramirez - Vocalista Kraken


CON EL APOYO DE:
Nación Latina Films, Chamán Films, H.D. Cinema Colombia, Teatro El Tablado, Alcaldía de Caucasia, Alcaldía de Santa Cruz de Lorica, Policía Municipal de Medellín, I.E. Escuela Normal Superior de Medellín.


REPARTO:
PORTERO  Marvín Blandón
EL CLAY   Camilo Pérez
PELUDO Gito “Labina¨
LA MONA Diana Ocampo
TEOLINDA Luz Julio
AYUDANTE BUS Bladimir Tapia
MAMÁ DANIEL Doris Jimenez
CARTERo  Emilio Arango
GARITERO CAUCASIA “El Bene” Ramos

GONZALO MEJIA. El director ha sido productor de cortometrajes, documentales productor ejecutivo de la película SUMAS Y RESTAS (2005) de Víctor Gaviria. EL GRAN SADINI 2010 es su ópera prima. Productor de la serie Clips por la paz; consultor de guión en La Vendedora de Rosas de Víctor Gaviria; guión y dirección de Canturrón, dirección del documental Duerme, ciudad duerme. Guión, dirección y producción del video Andrea ¿Por qué lloras?, entre otros.

image6